La mujer en el sector comercio

Durante mucho tiempo ha estado en discusión la participación de la mujer en el campo laboral, llegando a la conclusión de que la mujer está en el derecho de acceder al ámbito económico, con las mismas oportunidades y asumir las mismas responsabilidades que los hombres. Diversos estudios han sostenido que una mayor participación de la mujer en el sector comercio, permitiría el incremento del Producto Interno Bruto (PIB), debido a que la participación de la mujer en el mercado laboral, forma parte indispensable de la ecuación de crecimiento, productividad y estabilidad.

La conclusión anterior se logra obtener, luego de verificar que, el PIB mundial aumentara un 5,5% a finales de la segunda guerra mundial, y es precisamente porque la mujer tuvo que verse forzada a emplearse en las industrias para mantener el hogar debido a que la mano de obra masculina, fue alistada en el ejército. Lo cual indica que la participación de la mujer ha sido decisiva en cuanto al crecimiento económico. En este sentido, un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sostiene que, si España logra en los próximos años, una mayor participación de la mujer en el ámbito laboral, podrá lograr un incremento económico significativo, lo que resulta de vital importancia para poder garantizar el sistema de pensiones en los años venideros.

Según datos suministrados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), y del Instituto Nacional de Estadística de España (INE) publicado en el año 2017, existe un 68% participación de la mujer en el sector comercio, bien sea como trabajadoras o como propietarias, haciendo referencia no solo a aquellas mujeres que forman parte de establecimientos con tradición familiar, sino también mujeres emprendedoras que inician su propio negocio. Al menos el 50% de la población femenina dedicada al sector comercio, tiene un nivel de educación superior. En aquellas empresas que cuentan con liderazgo femenino, el nivel de cierre por quiebra se reduce a tan solo el 14%, ya que las mujeres son más contrarias a tomar riesgos y tienden a invertir de forma productiva.

Pero a pesar de todos estos datos positivos y que dicen mucho en favor de la participación de la mujer en el sector comercio, el mayor índice de empleo se ubica en puestos medios y bajos, con sueldos inferiores. La razón por la cual disminuya el número de mujeres en puestos superiores podría estar íntimamente relacionada con la maternidad, ya que un 45% de las mujeres españolas expresó cierto temor a que la maternidad afecte de forma negativa su actividad profesional, y la mayoría considera que debería flexibilizarse el ámbito laboral, para que exista compatibilidad entre el empleo y la vida familiar, aun cuando reconocen que existen muchas empresas con programas de flexibilización, a las mujeres les resulta muy difícil adaptarse a esos planes, debido principalmente, a que las mismas empresas consideran que el rendimiento no hay eficacia en el trabajo.

Según el informe de Time to Talk publicado a comienzos de este año, el 79% de las mujeres trabajadoras en España, confía en poder alcanzar sus objetivos profesionales. El mismo estudio señala que el 39% de la población femenina española considera que las empresas hacen lo necesario para mejorar las oportunidades laborales de las mujeres.

La mujer emprendedora en España

Mujer emprendedora

Una mujer emprendedora es aquella capaz de identificar oportunidades, diseña y reúne los recursos necesarios para transformarlos en una empresa. Tiene la suficiente capacidad de desarrollar y manejar un negocio a fin de obtener ingresos. Se caracteriza por su espíritu creador, activo y positivo, haciendo frente a los riesgos y a los compromisos. La labor de las emprendedoras no es nada fácil, ya que se tiene que demostrar ingenio y valentía al momento de enfrentar las dificultades.

Según datos suministrados por Especial Global Entrepreneurship Monitor (GEM) sobre Emprendimiento Femenino indica que el 43,3% de mujeres trabajadoras en España, son emprendedoras. Ese mismo estudio afirma que al menos un 35% de la población femenina no se siente capaz de emprender, a pesar de poseer altos niveles educativos. Sin embargo, del total de emprendedores en España, las mujeres ocupan solo el 17%, según el Mapa del Emprendimiento 2016, creado por Spain Startup tomando como referencia las empresas de la última edición del South Summit. Ese mismo informe señala que el 48% de las empresas creadas por mujeres fracasa, mientras que las creadas por hombres fracasan en un 66%. Otro dato importante es el suministrado por Asesor Franquicia, quien publicó en su informe del 2018, que del total de franquicias que se iniciaron en España durante el año 2017, el 41% pertenecen a mujeres emprendedoras.

Ahora bien, si el gobierno español ha creado el Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM) que tiene por norte brindar toda la información y la asesoría necesarias para que las mujeres puedan emprender y desarrollar su propio negocio,  ¿por qué razón no hay más mujeres emprendedoras? La razón es que la mujer debe enfrentarse a algunos impedimentos que muchas veces son difíciles de vencer, entre ellos podemos señalar los obstáculos internos de la misma mujer como la falta de confianza y la inseguridad en ellas mismas. Obstáculos profesionales, puesto que la mujer tiene más limitaciones para crecer profesionalmente y eso le dificulta poder obtener experiencia y liderazgo, que son aspectos fundamentales para poder ser emprendedora. Otro de los aspectos a tener en cuenta son los obstáculos familiares, debido a que la mujer dedica mucho tiempo al cuidado del hogar y de los hijos. Se estima que un 25% de las mujeres han dejado sus empleos por razones netamente familiares. Por último, y no menos importante es el factor económico, ya que las mujeres deben poner en marcha sus empresas con mucho menos capital que los hombres y esto es debido a las dificultades de financiamiento, dado que las mujeres suelen ocupar cargos con salarios inferiores al de los hombres.

Cómo es la mujer emprendedora en España

 La edad promedio de las mujeres que se inician en su propio negocio oscila entre los 24 y 34 años. Al menos la mitad de la población femenina emprendedora posee un nivel educativo superior. Por lo menos el 70% incursiona en el mundo del emprendimiento por visualizar oportunidades en el mercado donde desarrollan su actividad económica. Estas mujeres tienen posibilidad la de realizar actividades diversas, con una gran capacidad de organización. Poseen muy buenas relaciones interpersonales, lo que les permite crear un agradable ambiente laboral. Las mujeres emprendedoras son muy creativas, innovadoras y descubridoras, lo que les permite elaborar productos o servicios capaces de despertar el interés en muchísimas personas. Si hay algo que caracteriza a la mujer emprendedora es que le gusta ser autónoma e independiente, cualidad que muy útil a la hora de logra los objetivos trazados.

emprendedoras comercio

Cuando una mujer emprendedora logra consolidar su negocio y empieza a obtener ganancias, su entorno mejora notablemente, debido a que actúa como un motor social y económico. Tienden a gastar más en educación alimentación salud y en una mejor calidad de vida para su familia. Las mujeres en su círculo de influencia desempeñan un papel importantísimo como fuente generadora de riqueza. Logran la plena reivindicación de sus derechos y su relevancia en el terreno profesional.

Es mucho el camino que se ha recorrido en relación al emprendimiento de las mujeres, pero aún queda camino por recorrer. El miedo al fracaso debe ser desterrado definitivamente y se debe seguir apostando por la cultura dl emprendimiento en la mujer.

Las patentes y la Igualdad

A veces los prejuicios se muestran abiertamente, otras veces se esconden de forma que es difícil señalarlos. Por suerte el estudio de grandes bases de datos están sacando a la luz patrones de desigualdad que de otra forma no habría manera de señalar. Y es que casos individuales pueden tratarse de excepciones, y de casos excepcionales. Pero cuando se estudian cientos, miles o millones de casos los patrones que surgen pueden tratarse por muchas causas pero seguro que no son ‘excepciones’.

Las patentes, un mundo de Hombres

Aunque el auge de la mujer en el mundo profesional ha podido alcanzar cuotas de igualdad, al menos numérica, altas en determinados sectores siguen existiendo auténticos pozos de desigualdad. Suelen estar fuera del foco público. Este es el caso de las patentes. 9 de cada 10 patentes son solicitadas por hombres. Y esto no es lo peor. Resulta que a pesar de este desequilibrio a las mujeres que presentan patentes son, en proporción, mucho más rechazadas. No se les concede la patente y en el caso de ser concedida son menos citadas y renovadas. No se trata de un caso o dos. Es patrón.

Para extraer este patrón, del que evidentemente se pueden extraer interesante lectura sobre la igualdad de género, se han estudiado casi tres millones, casi nada, de patentes. La investigación la ha realizado la Universidad de Yale, uno de la más prestigiosas de Estados Unidos.

Es decir que en todas la métricas estudiadas sobre patentes se extrae una conclusión que debería hacer reflexionar a la sociedad en su conjunto. Si quieres recibir una patente mejor que no la presente una mujer. Los datos son elocuentes.

¿No será que a los hombre se le da mejor?

Incluso en ámbitos profesionales donde hay igualdad de número entre hombres y mujeres como podrían ser lo relacionados con la investigación en biología. El sesgo en cuanto a patentes se mantiene. Por supuesto siempre quedará alguien que diga que es que a los hombres tienen más capacidad para el mundo de la patentes. A fin de cuentas es el argumento que muchos han utilizado desde hace siglos para impedir que la mujer fuese reclamando cuotas de igualdad en otro ámbitos profesionales.

¿Y si escondiéramos el género del solicitante de una patente? Esto mismo es lo que se hizo a modo de experimento. Los resultados, los esperados. En cuanto no se puede sesgar por el género, los resultados de ambos hombres y mujeres son estadísticamente iguales. ¿Sorprendente?

 

La nueva Ley de Igualdad y Transparencia Retributiva

El Gobierno negocia la tramitación de la nueva ley con todos los partidos políticos para superar la antigua ley. El objetivo de la nueva ley, que está por aprobar, es la de responder a las presiones que desde la sociedad civil han venido produciéndose para eliminar la injusticia retributiva debido al género.

Mujeres Trabajadoras

Igualdad Salarial Real para las mujeres

La brecha salarial de género es una realidad que aparece en todos los estudios mínimamente serios que se realizan en el mercado laboral. Una brecha que debe ser enfrentada con algo más que buenas intenciones o promesas. Y para ello nada mejor que una ley que obligue a las empresas a pagar el mismo salario a las personas que realizan el mismo trabajo independientemente de su sexo. Lo más interesante de la nueva ley, veremos si sale adelante finalmente, es que las mujeres tendrán derecho a recuperar los ingresos no cobrados. Hay que esperar en ver como se traduce estas intenciones en la ley. No es fácil ya que en principio no parece sencillo que una ley pueda aplicarse retroactivamente. De hecho es un principio básico legal que las leyes no tengan efectos retroactivos. Aunque aquí podríamos decir que realmente ya existía una obligación legal de retribuir a las personas en función de sus responsabilidades y cargos, y de no hacerlo se entraba en la discriminación. Probablemente este es el concepto clave de la nueva ley, y sólo las mujeres que tengan una sentencia judicial que determine la existencia de discriminación salarial podrán acogerse a la devolución retroactiva salarial.

Actualmente las propuestas se están consultando, negociando, con los agentes pertinentes: Sindicatos y patronal. Siendo la propuesta estrella las acciones reales a tomar para eliminar esa brecha salarial que tienen las mujeres. Esto supondría una modificación del Estatuto de los trabajadores que pasaría a recoger estas propuestas de forma explicita.

Brecha Salarial por cuestiones de género

Brecha salarial

Las medidas que se tomen para reducir, y eliminar, la brecha salarial entre hombre y mujeres deberá tener en cuenta la realidad del mercado laboral y no quedarse en una declaración de buenas intenciones. Atacar las verdaderas razones de la existencia de la brecha salarial será fundamental para ello no solo hay que mirar al sueldo base según una categoría profesional, habrá también que fijarse en las formas de contratación, los complementos que se perciben y como no las promociones que se realizan en las empresas.

Tampoco debemos olvidar un concepto central que afecta de forma crucial a esa brecha salarial y que no es otro que la conciliación laboral. La discriminación que sufre toda mujer en el entorno profesional cuando afronta la maternidad y porque no decirlo us sistema laboral construido por y para los hombres. Para ello serán necesarias auditorías a nivel de empresa que velen por el cumplimiento de la ley. Todo lo que no implique un control y supervisión del cumplimiento de la ley supondrá un fracaso estrepitoso por muy buenas intenciones que plasme la ley.

La Brecha Salarial en la PYME

Generalmente los estudios de igualdad se centran en las grandes empresas, aquellas con más de 250 trabajadores. Sin embargo una gran porcentaje de trabajadoras están empleadas en las pymes. Todas aquellas empresas con una plantilla por debajo de los 250 se pueden considerar pymes. En España este ecosistema es de largo el más importante, representando más del 95% de las empresas del país.

En este tipo de empresas la aplicación de la ley es si cabe más compleja. La nueva ley deberá hacer frente a este problema. Probablemente igual que existe la inspección de trabajo, deberá existir un organismo que vele por la igualdad salarial y la no discriminación por razón de género.

 

La Mujeres en el mundo jurídico

Aunque se ha avanzado mucho en los últimos tiempos en la búsqueda de la igualdad real en el ámbito profesional aún queda mucho por hacer. Hay sectores profesionales que por razones históricas el progreso en cuestiones de igualdad es más lento. Claramente el ámbito jurídico sería uno de ellos. No es hasta ayer, 2016, que una mujer se ha incorporado a la presidencia del Consejo General de la Abogacía en España. Mucho ha llovido desde que 1841 cuando, por primera vez, una mujer acudió a una universidad de derecho….Aunque tuvo que hacerlo de oyente y disfrazado de hombre. Los tiempos son otros, claro.

Abogadas

Abogadas en el Siglo XXI

Con la entrada del siglo XXI se constata un cambio en las facultades españolas de derecho que se ha mantenido hasta nuestro días. Las alumnas que estudian derecho superan a los alumnos, en un porcentaje aproximado de 60%-40% en línea con la mayoría de carreras universitarias. Este cambio, tarde o temprano iba a provocar un vuelco de la situación a nivel profesional de las mujeres en el sector. Sin embargo este incremento de alumnas vs alumnos no se ve reflejada posteriormente en el ejercicio profesional. Los datos facilitados por los Colegios de Abogados hablan de un censo donde los hombres representan el 55% vs 45% de la mujeres. Es decir que muchas licenciadas en derecho acaban por no ejercer a como profesionales del mundo jurídico.

Aunque hay datos alentadores. En España el 52% de los puestos de juez son ocupados por mujeres. Si observamos más de cerca estos datos vemos que la edad esta distorsionando la evolución de este cuerpo. Aquí van unos datos. Los jueces de más de 60 años, son hombres en el 80% de los casos. En cambio las juezas por debajo de 30 años representan casi el 70%.

Parece evidente que los cambios al mundo judicial están llegando, lentamente, pero están llegando. Es probable que a medida que jueces y abogados vayan jubilándose los porcentajes de mujeres en este ámbito profesional se vayan equilibrando a la proporción que marcan las universidades de derecho. Lo cual sería lo más lógico.

 

Cómo convertirse en Perito

Qué hace un perito

La función de un perito es fundamental en el ordenamiento jurídico. Ya que cumple con una necesidad obvia en todo proceso judicial y de arbitraje. La necesidad de un dictamen de un profesional experimentado, el perito, para que ya sea el juez o la autoridad competente pueda dictaminar una resolución en base a una opinión experta en el área concreta.

que hace un perito

El Perito es un profesional experto

Efectivamente. Para poder ejercer como perito es imprescindible ser un experto en el área de peritaje. Es lógico que para que alguien pueda realizar peritajes en por ejemplo informática, debe tratarse de un profesional acreditado en este campo y con probada experiencia laboral. De otra forma como podría emitir una opinión experta en ese campo y ¿Cómo iba a ser la base de un dictamen en un juicio?

Cómo puedo convertirme en Perito

Lo primero es acotar el área de especialización. Los peritos ejercen sólo en un área específica donde tienen la consideración de expertos. Esta consideración llega por dos vías diferentes. La primera son los estudios. Para ejercer de perito financiero deberemos tener estudios superiores en este campo. Como por ejemplo la carrera o grado en ciencias económicas. Este es un requisito que no puede esquivarse. Es decir que por mucho que quieras ser perito si no tienes un nivel de estudios en el campo correspondiente a nivel de universidad no podrás ejercer como tal. Existe una excepción, y esta es cuando no existen estudios reglados en el campo de peritaje. Raro sí, pero posible ya que en realidad hay perito de cualquier cosa. El segundo requisito es un poco más arbitrario. Se requiere experiencia amplia en el ejercicio a nivel profesional del campo en el que nos vamos a convertir en peritos. Es arbitraria porque es complicado decidir cuando alguien se ha convertido en experto en un campo. Tampoco hay una regla que hable de años ejerciendo o qué tipos de responsabilidades ha debido ejercer para poder alcanzar el grado de experto.

Dictamen Pericial

El objetivo de todo perito es producir dictámenes periciales sobre casos concretos. El Dictamen pericial no es más que un informe objetivo de los hechos, las pruebas y la opinión como experto de lo sucedido. Es importante remarcar que la opinión se refiere a los hechos no a nuestras opiniones. Por lo tanto deberá ser objetivo y circunscrita a nuestros conocimientos sobre la causa y basado en nuestra experiencia previa.

dictamen pericial

Perito judicial

Los peritos cumplen una función muy importante en el sistema judicial. Es evidente que un juez, que es un experto en leyes, no puede ser un experto en todos los temas que tiene que juzgar. El perito es utilizado por el sistema judicial como un experto en el cual se puede apoyar el juez, también las defensas y los fiscales, para constatar la opinión de un experto. Sin embargo es importante tener claro que un juez puede obviar o contravenir un dictamen pericial. No hay ninguna ley que le obligue a asumir los dictamenes periciales y si lo considera oportuno puede desestimarle y realizar sentencias contrarias. Es lo que se conoce en el argot legal de la forma que sigue: “el juez es perito de peritos”.

Peritaje y arbitraje

Pero lo perito no sólo actúan en juicios. De hecho su principal función se realiza en los arbitrajes, al ser una figura fundamental en los arbitrajes de seguros. Así el perito de los accidentes de tráfico o el perito de seguros entrarían en esta categoría. Generalmente cumplen la función de arbitrar un acuerdo en base a sus opiniones, y normalmente contra la de otro perito, para evitar alcanzar una vía judicial que alarga e incrementa los costes.